Afán de cambio, ideal social y la sopa digital

NOTA PUBLICADA EN LA REVISTA DEL CONSUDEC

Un pantallazo a lo Centennial

No existe consenso respecto del año de nacimiento de esta grupo, pero es justo decir que todo alumno de secundaria, hoy, es Centennial. La generación Centennial, o generación Z, tiene una pronunciada dependencia de la tecnología: aún mayor que la Millenial. Son aún más inclinados al mundo virtual. Se habla de una escasez de habilidades interpersonales así como también una nula percepción de la importancia de los valores familiares. Son algunos de los elementos que los hacen sentir por fuera de la sociedad: su sociedad existe en Internet, donde la trasgresión adolescente encuentra la falta de límites absoluta en la expresión anónima y el encuentro con ideas radicalmente opuestas a los valores de sus comunidades de base. Por fuera de los valores propuestos en el hogar, encuentran luchas sociales y le dan voz a supuestas injusticias, por lo que han aprendido a tener una “gran conciencia social”, y un sentido de la justicia poco práctico. 

No hay nada nuevo bajo el sol: todo esto pareciera la descripción normal de un adolescente de los últimos veinte años, o más. La diferencia principal está en esa sopa digital en la que pueden mantenerse inmersos 24/7, que agudiza lo bueno y lo malo. No hay descanso en la identificación con esos ideales, cada día más distintos a los de ayer, en constante cambio: hoy en internet se puede encontrar, a un par de clicks de distancia, comunidades abiertas de Tumblr o de Reddit de naturalización de la pedofilia —sí, así como suena—; el aborto es sólo aquello de lo que se está hablando en los medios tradicionales: es el becerro de oro que congrega en la calle; y el adolescente contesta a su naturaleza gregaria pintándose la cara de verde. Pero el aborto, como tantos otros anti-valores, son parte de una sopa virtual siempre presente en su bolsillo: en cada clase aburrida, en cada recreo, en cada minuto de viaje. Sumergirse en esa sopa es tan fácil como abrir twitter: y sí, suele ser más interesante que la clase de biología en donde se esté viendo el mismo tema.