El cliché del constante cambio

NOTA PUBLICADA EN LA REVISTA DEL CONSUDEC

En el 2006, cuando moría MySpace y Fotolog estaba en su auge, Facebook se codeaba con los alumnos universitarios para ganar un espacio en su atención. Una red social que había iniciado en las universidades estadounidenses y se había extendido a los secundarios, ahora se abría a estudiantes que querían entrar independientemente de la participación de las escuelas, a pedido de los mismos estudiantes. Unos años después reemplazaba a Fotolog. En el 2015 Asterhan & Rosenberg investigaba la relación profesor-alumno en Facebook; a fines del 2017 el estudio era citado por la revista Comunicar. Hoy, ni la historia de facebook ni los estudios hechos o paper redactados vienen al caso. No hay un obituario de plataformas y redes sociales: es difícil saber si Tumblr o Reddit se siguen usando de manera sustancial. Lo que permanece es el cambio. 

“Si nosotros estamos en el mismo sitio el mundo dentro de cinco años no va a estar en el mismo sitio, va a estar mucho más allá” nos dice Xavier Aragay, Director de Reimagine Education Lab, en una conferencia en Ecuador. En plena conferencia, pregunta al público cuál es el eje central de su camino de cambio en el marco de la crisis de la educación; y no tarda en responderse, con su tonada tan española: “no sé, chico, yo tengo problemas para saber donde estaré la semana próxima”.

Podríamos simplemente citar papers del 2017 que citan investigaciones del 2014 sobre cosas que podemos o no conocer: que el medio más popular de comunicación entre los estudiantes conectados y sus profesores era a través de grupos de Facebook; que tanto los estudiantes como los profesores pensaban que los grupos de Facebook son apropiados, dado que ofrecen una fácil comunicación «entre uno y muchos», junto con un nivel de privacidad relativamente alto, y una mayor separación entre sus discusiones relacionadas con el aprendizaje y su actividad personal (Kent, 2014).

Y los Centennials ya ni siquiera usan Facebook. 

El ejemplo de las redes sociales como parte esencial del ecosistema del centennial es sólo un ejemplo de la velocidad de los cambios: ¿qué sentido tiene planificar a cinco años los medios de comunicación de una institución, si cada cambio se produce de un mes para otro?

“Si nosotros estamos en el mismo sitio el mundo dentro de cinco años no va a estar en el mismo sitio, va a estar mucho más allá” nos dice Xavier Aragay, Director de Reimagine Education Lab, en una conferencia en Ecuador. En plena conferencia, pregunta al público cuál es el eje central de su camino de cambio en el marco de la crisis de la educación; y no tarda en responderse, con su tonada tan española: “no sé, chico, yo tengo problemas para saber donde estaré la semana próxima”.