Ver nacer | Parallel

Sobre nuestros primeros pasos en el Seminario de Comunicación de la Iglesia

Quienes me rodean estarán al tanto de que, desde hace meses, vengo emprendiendo con un grupo precioso de personas, en temas de comunicación y márketing digital. O no. Pero más o menos va por ahí: páginas web, email MKT, redes sociales y hasta un videojuego completo, entre otras cosas.

Quienes me rodean más de cerca, saben que arranqué el año buscando trabajo en algún colegio católico, como preceptor o lo que sea que necesiten; realmente no tenía ninguna intención de emprender, de arriesgar: ir a lo seguro era la opción.

En el camino de encontrar el mail de cada colegio de la zona, descubrí la falta de estructuración y actualización estética de muchas páginas web, o bien su dificultad para ser encontradas en Google, o la desactualización del contenido de sus redes, o tantos otros pequeños problemas además de mi evidente desconfianza de que mi mail fuese a ser visto.

Dos entrevistas tuve, y no pasó de eso. En el apuro por pagar el alquiler y demases, se me cayeron un par de ideas: 1. La problemática de la comunicación es un factor común, no solo en colegios, sino también en la diversidad de instituciones de corte cristiano que participan en la educación. 2. Cuánto me movía (y me mueve) la posibilidad de trabajar en algo con Sentido, un Sentido mayúsculo, profundo, transversal, y al mismo tiempo trascendente, a cada institución. No una institución, sino en la educación en general.

“El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo.”Mateo 13, 44-46.

Al unísono con ese par de ideas nuevas, me junté con un amigo y hermano desde hace diez años, Salvador, que me dijo que estaba estudiando algo de MKT online (mi pata floja) y que quería emprender; anoticiado de mi par de ideas, sigue entusiasmado hasta el día de hoy. Hasta ahora se nos sumaron tres más al equipo, tema que dejo para armar una sección en nuestra web, en otro momento.

Ahora mismo estoy en el colectivo de vuelta de Tucumán, después de haber puesto esta idea en común con otros comunicadores en el Seminario de Comunicación de la Iglesia. Aunque Parallel ya viene funcionando hace varios meses, esta fue para mí su fecha de inicio, su puesta en público, en exposición. Dos días cargados de detalles fraternos y altura profesional, sin dejar atrás a los que se inician. El equipo de Meraki, organizadores del seminario, me acogió aún después del evento, cuando me quedaba hacer tiempo; han demostrado que la caridad y el hacer las cosas bien no son mundos aparte, como pareciera a veces en la Iglesia (con el desplazamiento de la caridad o de la calidad, o, comúnmente, de ambas).

Quisiera seguir escribiendo del SCI, de cada uno de sus expositores y talleres, y de Meraki, su diplomatura y su genial equipo; realmente se merece otra nota, en algún espacio con mayor exposición que este.

Ahora toca seguir dándonos a conocer y esperar, con paciencia, los frutos. Estás más que bienvenido a asistirnos: todos conocemos una institución que anda necesitando una mano, no importa en qué lugar del mundo estés.

Muchas gracias por leer,

Lucas Domínguez

Director de Parallel